Panna cotta de alcachofa

Hoy os traemos una receta muy dulce de la web "Mochila de sabor". Un postre diferente y saludable, lo contrario a la mayoría de los que solemos comer. Además de sana es fresquita, ¡perfecta para el verano y para nuestra salud!

No esperéis más, si os gustan las alcachofas y el dulce, ¡este es vuestro postre!

INGREDIENTES

  • 200 ml de nata líquida para montar
  •  150 ml de leche 
  • 150 gr de mermelada de alcachofa
  •  4 cucharadas soperas de azúcar glacé 
  •  1 vaina de vainilla 
  •  3 hojas de gelatina neutra

Para la mermelada de alcachofa

  • 6 alcachofas (Podéis conseguir las mejores aquí)
  • 1 litro de agua 
  • 500 gr azúcar 
  • Piel de 1 limón
  •  Zumo de 1/2 limón 
  • ​ 1 rama de canela 

 

ELABORACIÓN

Primero realizaremos la mermelada de alcachofas

Vamos a hacer hidratando las hojas de gelatina en un bol con agua fría, que reservaremos para después. Limpiaremos las alcachofas hasta quedarnos con los corazones y dejarlas en un bol con agua y zumo de limón para evitar que se oxiden. Después, mezclaremos el agua con el azúcar, los corazones de las alcachofas (enteros), la piel de limón y la rama de canela y lo dejaremos hasta que llegue a ebullición.

Una vez los corazones de alcachofas estén tiernos, lo retiraremos del fuego y colaremos el caldo de cocción. Triturar las alcachofas junto con 4 cucharadas del caldo que hemos colado. Colaremos las alcachofas trituradas por un colador chino para deshacernos de las pieles y pelos que puedan presentar las alcachofas. Y ya tenemos la mermelada de Alcachofas, ahora la reservaremos hasta el momento de incorporarla a la receta.

 

El segundo paso será la elaboración de la Panna Cotta

Para la que mezclaremos en un cazo 3/4 partes de la leche con la nata líquida para montar, el azúcar glacé, la mermelada de alcachofa y el interior de la vaina de vainilla. En un cazo habrá que calentar la parte de leche que no hemos utilizado en el paso anterior, incorporar las 3 hojas de gelatina y remover con unas varillas hasta que la gelatina quede bien integrada. Cuando la gelatina esté completamente deshecha, la incorporamos a la mezcla que hemos realizado en el segundo paso (leche, nata, mermelada, azúcar y vainilla).

Removeremos con las varillas hasta que llegue a ebullición y cuando el conjunto empiece a hervir, lo retiraremos del fuego y lo dosificaremos en moldes pequeños.

Deberemos meter la mezcla en la nevera por lo menos un mínimo de 3 horas para que nos quede consistente. Por último, solo quedará desmoldar la Panna cotta.

¡Pero, esperar!

Vamos a decorarla un poco. Por ejemplo, con una deliciosa tierra de galleta de chocolate y darle un toque fresco con unas hojas de albahaca y un clavel.

Ahora sí que sí, ¡Hemos terminado!