Alcachofas con patatas al curry

No todas las recetas que preparemos tienen que ser necesariamente complicadas, pero tampoco monótonas. Por ello, os planteamos lo siguiente: ¿y si preparamos unas alcachofas con algo tan tradicional como unas patatas? Pero, ¿y si además le añadimos el factor exótico del curry? Suena muy bien, ¿cierto? y seguuuuro que os pica la curiosidad… ¡Pues hale! ¡A por la cartera y a la compra!

100_5199.JPG

Ingredientes para cuatro comensales:

  • 2 patatas

  • 1 bote de alcachofas (las mejores, en nuestro sitio web)

  • 1 zanahoria

  • ½ cebolla

  • ½ cucharita de curry

  • ¼ cucharita de pimentón dulce

  • 1 diente de ajo

  • 1 hoja de laurel

  • Un poco de aceite de oliva extra virgen

  • Un poco de caldo

Tras habernos limpiado las manos, tendremos que empezar por lo principal de la receta: las alcachofas… ¿Y qué hacemos con ellas? Pues, de momento, las vamos a cortar en cuartos y lo siguiente que haremos será pasar a las patatas, pelándolas (cuidado con los dedos, no buscamos donantes de sangre por aquí) y las troceamos en trozos medianos.

Por otro lado, también limpiamos las zanahorias y las cortamos en rodajitas, con un poco de gusto. A continuación, os recomendamos coger unas gafas de bucear si sois muy sensibles, porque toca dejar bien picadita la cebolla y el diente de ajo, aunque este en trozos finos. Obviamente, las gafas de bucear son para la cebolla, porque se nos parte el alma cuando le hacemos tajos… El ajo nos da más igual. Está rico y punto, es necesario.

Cuando estos ingredientes ya estén bien picados, simplemente echaremos un chorrete de aceite en una cacerola y sofreiremos todo bien juntito (salvo las patatas, no están listas aún), dando vueltas para que se cocinen bien todas las hortalizas por todas partes (como un buen moreno veraniego sin manchas, vaya).

Cuando esté bien doradito, añadimos las patatas junto con el curry, el pimentón y la hoja de laurel y mezclamos todo bien, dando vueltas con la cuchara de madera (o lo que uséis en vuestra casa).

Añadimos a continuación unos tres vasos de caldo o si se prefiere añadimos tres vasos de agua. No importa si usamos uno u otro, la diferencia residirá en que el caldo le daré otro toquecito de sabor, pero, como os decimos, no es lo más importante. No hagamos un drama de esto.

Sazonamos al gusto y lo dejamos cocer a fuego más bien suave, unos 25 minutos más o menos, hasta que quede en su salsa. Y ya estará listo para servir. Se presenta como primer plato, el cual se puede comer en cualquier época del año, no es un plato demasiado caro y es sencillo de hacer.

¡Buen provecho!

PD: como habéis comprobado, la imagen que hemos facilitado, no nos pertenece. Hemos decidido escoger esta porque es la que mejor pinta tiene y la que, por tanto, mejor puede llamar a las puertas de vuestro estómago... ¡Pero aclaramos que pertenece a "Al cuaderno de Recetas"! Otro sitio web donde podréis encontrar recetas deliciosas.